La mediocridad también mata

Un alumno de la escuela Pedro Barahona de Ciudad Satélite participa en el homenaje rendido a la maestra Gabriela Castillo "Miss Gaby" y los hermanos Judith y Diego Sam Navarro, fallecidos en el trágico accidente de la ruta interamericana, que dejó 17 muertos. (Foto: Alejandro Balán/Soy502)

Un alumno de la escuela Pedro Barahona de Ciudad Satélite participa en el homenaje rendido a la maestra Gabriela Castillo "Miss Gaby" y los hermanos Judith y Diego Sam Navarro, fallecidos en el trágico accidente de la ruta interamericana, que dejó 17 muertos. (Foto: Alejandro Balán/Soy502)

Es verdad que la red hospitalaria está colapsada, que no hay insumos, que la medicina no alcanza y la infraestructura, pues ya sabemos… Pero ¿tenías que llegar de goma a esa cirugía? O por otro lado, ¿negar la compra de suministros para luego salir diciendo que fue culpa de la administración anterior?

Que el aparato de justicia apenas funciona, que los jueces tienen sobrecarga de casos, que sin las reformas al sector justicia el litigio malicioso y el antejuicio seguirán siendo una pesadilla y que la corrupción está en la médula del organismo judicial...Pero ¿no podías revisar bien la fecha para evitar que la jueza te mandara a hacer la tarea de regreso? Y usted, señora jueza,  ¿de verdad no se podía preguntar si, por ejemplo, todavía estaba vigente el pseudo juez militar del pseudo  general pseudo honorable al que le revocó la orden de captura?

La jueza Claudette Domínguez que levantó la orden de captura al general Erick Fernando Melgar Padilla, dijo que había sido "sorprendida". (Foto: Alejandro Balán/soy502)
La jueza Claudette Domínguez que levantó la orden de captura al general Erick Fernando Melgar Padilla, dijo que había sido "sorprendida". (Foto: Alejandro Balán/soy502)

Y así nos podemos ir por toda la administración pública repasando que, efectivamente, está colapsada la infraestructura, pero una cosa es lo que no se puede hacer porque de plano no se puede y otra es que no se haga porque no se quiso, porque no se sabía, o porque llegamos tarde.

Fue hace un año, pero como con las tragedias, se siente como si hubieran pasado diez. El tiempo pesa distinto con aquello que no logramos terminar de entender. 

Ha pasado un año de la tragedia del Hogar Seguro Virgen de la Asunción, y aquello fue como un incendio provocado por una lupa: todo lo que hace irrespirable esta sociedad, condensado, canalizado sobre los cuerpos de estas jóvenes y niñas. El desprecio, la indiferencia, la exclusión, la imposición de la autoridad por la pura gana de imponerla, la soberbia, la ignorancia, la idiotez de colocar personas sin ninguna relación con su responsabilidad laboral en un puesto, la idiotez de aceptar ese puesto.

Esta tragedia es la tormenta perfecta de la mediocridad de un alto porcentaje del aparato público, de un sistema colapsado por malas gestiones y corrupción, y de una sociedad enferma de nosotros mismos.

Si bien la corrupción es ahora un extraño pero necesario centro de discusión, hay que decir que son dos males fundamentales los que corroen nuestro sistema: la corrupción y la mediocridad. Y ambos están íntimamente relacionados.

La chambonería es política pública, diputados, ministros y viceministros, jueces, fiscales, auditores, abogados, asesores, secretarios, directores, jefes y subalternos chambones. Vicepresidente y presidente, los más chambones de todos.

La chambonería mata, como la corrupción, y se alimentan, son la mosca y el excremento juntos.

Más de Julio Serrano Echeverría:

05 de marzo de 2018, 13:03

*Las opiniones publicadas en las columnas son responsabilidad de su autor, no de Soy502
cerrar