Dina Fernández

Jimmy, montado sobre un cañón

Peligroso, muy peligroso, que “el pacto” ya no de corruptos,  ¡de impresentables!, que gobierna el país y se siente intocable, esté dispuesto a provocar a la ciudadanía con gestos autoritarios diseñados para encender alguna chispa que termine en caos y justifique acciones violentas y represivas. En estas “fiestas” de Independencia, el gobierno sacó las garras.  “El Ejército está para lucirse”, dijo el diputado oficialista Estuardo Galdámez y eso, efectivamente, es lo que logró en estas fechas.Para el acto solemne del Congreso,

Dina Fernández

La mujer que puede provocar la caída de Sinibaldi

Ella era su mano derecha, su persona de confianza. Trabajó con Alejandro  Sinibaldi desde el principio y lo ayudó a montar la estructura que le sirvió para saquear al Estado. Parte de ese servicio fue prestar su nombre –Aneliese Mercedes Herrera Monterroso—para enmascarar algunas sociedades, locales y off shore, mediante las cuales el ex fundador del Partido Patriota, ex diputado y ex ministro de Comunicaciones escondió y lavó millones de quetzales. [attach_entity|type=inline_element|id=240582]Su testimonio consta en un documento de 147 páginas que como

Dina Fernández

En manos de la "Juntita"

Desde 1982, hace 36 años, los mismos que duró el conflicto armado interno, no veíamos una imagen como la que Jimmy Morales se prestó a producir para difusión nacional.Rodeado de la cúpula militar, el presidente tomó el micrófono para disparar un anuncio que por su sola composición, también proclama la amenaza del uso de la fuerza. Para hacer esa imagen más burda y literal, sólo les faltó meter un par de cañones a ese salón.[attach_entity|type=inline_element|id=239742]Creíamos que los días siniestros habían

Dina Fernández

A un año del "non grato"

Me subí al carro y me ajusté la gorra: el plan era correr la media maratón de la ciudad. Era esa hora gris de la mañana en que las nubes empiezan a barrer la oscuridad. Sonó el teléfono, era una colega y me extrañó que llamara tan temprano. Su voz sonó lúgubre: “lo hizo, mirá las redes de Presidencia”, dijo y colgó.[attach_entity|type=inline_element|id=238832]Sin haber corrido aún un solo paso, el ritmo cardíaco se me aceleró. Llevábamos días hablando del mismo tema, escuchando
cerrar