Ganate un Audi
  • Voces +julio-serrano
Julio Serrano Echeverría

Julio Serrano Echeverría

Sígueme en

Julio Serrano Echeverría

Las decisiones de fin de año

Las decisiones de fin de año

Pasa con el final del año que es el la frontera final de la agenda. Con la euforia de las fiestas viene el bajón del tiempo.No vamos a negar que estos días tienen tanto de alegr

Julio Serrano Echeverría

El cómplice varón

El cómplice varón

"Varón" es una palabra que me recuerda a las peluquerías y la manera en que mis viejos cuentan la historia de nuestro nacimiento. Soy el menor de tres hermanos hombres y a los gi

Julio Serrano Echeverría

El amor y el frío

El amor y el frío

No hay que ser un gran poeta para encontrar la evidente relación entre el amor y el frío, entre el hecho fundamental de tiritar con un abrazo de sí mismo, anhelando el abrazo de

Julio Serrano Echeverría

Se acaba el 2017 y se termina un ciclo

Se acaba el 2017 y se termina un ciclo

Pasa con diciembre que es el fin de todo. Es el mes sin tiempo: se escurre, vuela, se termina de llevar aquello que todavía estaba en pie y lo lanza sobre una hamaca muy extraña.

Julio Serrano Echeverría

Contra la violencia, contra el silencio

Contra la violencia, contra el silencio

Como mi amiga que tuvo que salir huyendo del país porque asesinaron a su pareja enfrente de ella y luego amenazaron de ir a buscarla al día siguiente.Como otra amiga que creció

Julio Serrano Echeverría

El derecho a insistir

El derecho a insistir

El derecho a ser, el derecho a estar. El derecho a ser ciudadanos, a caminar por la calle sin miedo, con libertad, seamos arriesgados, el derecho a caminar con esperanza.El derecho

Julio Serrano Echeverría

¡Pérense, todavía no es Navidad!

¡Pérense, todavía no es Navidad!

Alguien muy atinadamente posteó la imagen de un árbol navideño en un centro comercial que empezaron a armar el 1 de noviembre. Al post le seguía el comentario “respeten el fi

Julio Serrano Echeverría

El soldado y esa relación disfuncional con el Ejército

El soldado y esa relación disfuncional con el Ejército

Conocí a Carlos en el bar de unos amigos. Carlos siempre estaba ahí: en la puerta, sonriente y ameno, con camisa blanca y pantalón y chumpa negros, con el escudo improvisado de

Cerrar